Página de contenido económico

miércoles, 1 de diciembre de 2010

ATENCIÓN MÉDICA PARA EXTRANJEROS

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-Atención médica para extranjeros
-Turismo internacional, todo para ellos
-Paisanos, orbitando en el limbo



México es un paraíso para los extranjeros gracias a que la política tiene un cariz peculiar: a los foráneos se les brinda lo mejor y más barato y los naturales pagamos por ellos el doble, padecemos restricciones, negativas, accesos limitados y carteles de “nos reservamos el derecho de admisión”.
Conozco varios mexicanos que han padecido la grosería en hoteles en Playa del Carmen de negarles la entrada por ser exclusivos para turismo extranjero. “Tiene que ser europeo para ingresar aquí”, es una respuesta común en nuestro propio territorio. No hay un trato recíproco ni dentro ni fuera del país.
Como mexicana he sido muchas veces extranjera y cuando yo o algún miembro de mi familia enfermaron debimos contar con un seguro de gastos médicos o bien pagar la factura a falta de éste.
Recuerdo muy bien unas vacaciones en Orlando, Florida cuando la aventura de los parques de Disney convirtieron en una pesadilla. En ese entonces mi primogénito enfermó de rotavirus, no lo sabíamos hasta que pedimos desesperados una ambulancia al hotel para trasladarnos a un hospital universitario, el más cercano de la zona Disney.
Tengo muy presente los múltiples intentos de la recepcionista por convencerme que una ambulancia nos saldría en un ojo de la cara, obviamente ante una emergencia es lo menos relevante.
Para no extender mi relato, la ambulancia y una noche en emergencias tuvieron un costo de 4 mil 500 dólares que pagamos con todas las tarjetas de crédito a nuestro alcance.
Le dije a la chica de administración del hospital “y si la gente no puede pagar la cuenta, qué hacen ustedes”. Me respondió que nadie sale sin pagar, para ello están familiares y amigos en los países de origen para girar dinero o pagar la cuenta en un banco.
Si como turista extranjero te enfermas o accidentas y careces de un muy buen seguro de gastos médicos de alcance internacional no hay más que pagar, así sucede en Estados Unidos y el resto del mundo.
En México, la política tiene revés. Tanta es la desesperación de Presidencia y la Secretaría de Turismo por dar la buena nota en materia de flujo de turistas internacionales paseantes en México que no únicamente Cancún y otros destinos continúan abaratándose sino además por decreto hay que atender a todos los extranjeros que enfermen en el país.
La novedad en el mes de noviembre es que la Secretaría de Gobernación emitió un decreto para estipular que “ningún extranjero sin importar su situación migratoria podrá quedarse sin recibir atención médica”.
La amabilidad extiende hasta otras consideraciones como derechos humanos y procuración de justicia.
Básicamente fueron adicionados párrafos de los Artículos 67 y 113 de la Ley General de Población, sobre la atención a los extranjeros en materia de derechos humanos y las sanciones a los servidores públicos que omitan o violen esas garantías individuales.
“Los extranjeros tendrán derecho a ser auxiliados en el caso de desastres, así como a recibir atención médica que requieran en enfermedades o accidentes que pongan en riesgo su vida, independientemente de su situación migratoria".
¿Por qué tanta generosidad? Si partimos del supuesto de que el sector salud tiene una infraestructura limitada, faltan medicamentos y los que no somos derechohabientes pero sí naturales del país debemos pagar por un seguro popular para ser merecedores de atención médica del sector salud, ¿por qué los pobres, trabajadores informales, por cuenta propia deben pagar por el seguro popular?
Honestamente todo extranjero debe pagar por su seguro popular, un turista bien puede solicitar que la agencia de viaje le incluya en su tarifa el seguro popular.
Totalmente contradictorio que en México un mexicano deba tener su seguro popular para que lo atiendan en la red de hospitales públicos y un extranjero obtenga la atención por decreto. No me parece justo porque millones de mexicanos viven todos los días sin seguro popular, carentes de cobertura y no son atendidos por los hospitales públicos.
En México, hay que tolerarle todo a los extranjeros, sus desmanes como vacacionistas, el turismo sexual que fomentan, servirles en bandeja dorada para que sigan visitando el país con sus dólares.
Desde mi punto de vista conceder atención médica, abaratar precios y una larga lista de privilegios no son una verdadera política integral de fomento al turismo, no hay camino para el largo plazo en la materia con tales actitudes.
Habrá quienes justifiquen son una compensación ante el desprestigio por la inseguridad, otros opinamos lo contrario.
A COLACIÓN
La Secretaría de Turismo informó que de enero a septiembre del año en curso, México recibió 16.7 millones de turistas internacionales, 26,9% más en comparación con igual lapso de 2009.
Los turistas gastaron un promedio de 450.8 dólares por persona y el conjunto de la industria “sin chimeneas” captó 9 mil millones de dólares, 7.7% más respecto del año pasado.
Por su parte, el turismo extranjero de cruceros gastó 28.3% más dejando una derrama de 400 millones de dólares.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Todavía hay quienes están en peor situación que los mexicanos que vivimos aquí: los paisanos.
¿Qué trato reciben de sus compatriotas en territorio nacional? ¿De turistas extranjeros? ¿mexicanos de segunda? ¿expatriados renegados?
Para ellos todo mi respeto, primero por las agallas de dejar su país e irse a uno tan duro en todos los sentidos; después por añorar a México y regresar año con año para visitar el terruño y la familia.
En este caso ¿ellos también están incluidos dentro del decreto emitido por la Secretaría de Gobernación?
Veámoslo de esta forma, los paisanos sufren una doble discriminación, la aplicada en Estados Unidos y la rematada contra ellos en México.
Y vaya que el país les debe mucho, el Gobierno Federal tiene la obligación moral de darles más en políticas públicas y de protección, algo objetivo y servible muy superior al Programa Paisano.
Mínimo que los traten como a extranjeros para que disfruten de sus recuerdos, porque además también vienen a gastarse sus dólares, a pasear a la familia, comprar y gastar.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.

3 comentarios:

  1. Totalmente xenofóbico el comentario...hacemos muchos extranjeros que dejamos nuestros conocimientos en México a cambio de nada.... pagamos impuestos como mexicanos y sufrimos las mismas cosas.... creo que no se debe medir a todos con la misma vara

    ResponderEliminar
  2. Antes de cualquier opinión y hablar de discriminacón hacia otra persona....hay que predicar y procurar hacer las cosas buenas de los otros y evitar las malas....en vez de querer ser tan malos como otros.....y creo que ni hablar de todos los extranheros, sino de gringos y europeos y partes turísticas donde son los reyes...crees que tratan en Playa a los turistas de Costa Rica como tratan a los europeos...? no lo creo así, sabes cuanto le cuesta a un extranhero sacar una tarheta de crédito en un banco siendo residente de años? (al menos que sea americano calor está) sabes cuanto paga cada extranhero por su residencia anualmente?
    cuidado con generalizar....por que NI EL PARAISO NI EL INFIERNO es para todos!

    ResponderEliminar
  3. En Argentina el servicio de salud publica es gratuita para todos. Residentes, extranjeros, legales e ilegales. Y considero que esa es la politica correcta. La salud no deberia ser un negocio. Si aqui te pasa algo o tienes un accidente, seras atendido y se te brindara todo lo necesario para tu recuperacion sin cobrar un centavo por ello. Creo que al menos en materia de salud, es un ejemplo a imitar.

    ResponderEliminar