Página de contenido económico

jueves, 11 de diciembre de 2014

EXPATRIARSE POR NECESIDAD

Don Julián Palencia González



Ignis aurum probat, miseria fortes viros.  El éxodo de españoles es una realidad en esta "segunda emigración". En la primera vuelta los sacó la Guerra Civil y el exilio forzado, mi abuelo don Julián Palencia González, llegó al Puerto de Veracruz como exiliado político transportado en el Sinaia "el buque de la vida". 

Ese gran hombre murió en suelo mexicano, falleció con la nostalgia en el cuerpo impedido por volver a ver a la familia que dejó en España, abrazar a sus amigos,  ver su cielo, recordar los colores de su tierra  y recrearse en los olores de la Patria amada.

En esta segunda vuelta, la nueva emigración del siglo XXI, los españoles no dejan su terruño expulsados por una guerra fraticida o por el odio de dos bandos encontrados ideológicamente esta vez se van de forma voluntaria. No tienen otra opción. 

La falta real de oportunidades y la creciente  precarización salarial son los resortes  para que decidan saltar más allá de sus fronteras naturales.
Muchos jóvenes se van como un trapo, después de haberlo intentado todo y lo hacen además jugándoselo todo. Sine die.

Entre enero y junio de este año aumentó 15% la emigración española vs igual lapso del año pasado y se van a buscar trabajo a Reino Unido, Francia, Ecuador, Alemania, Estados Unidos, Colombia, Suiza, Venezuela, Bélgica y Argentina. Estos países forman el cuadro de las primeras opciones.

Pero también eligen México, a pesar de como está el país,  En abril de este año escribí una columna titulada "Españoles a México por trabajo", tras preguntar a varias fuentes en la Embajada de México en España, me confiaron que, en promedio mensual, el Consulado gestiona 100 trámites de visado de trabajo para españoles con una oportunidad laboral en suelo azteca. 
Dice el dicho que "nadie sabe lo que tiene, hasta que no lo ve perdido". Ver de lejos lo tuyo o lo que fue es muy doloroso. 


1 comentario:

  1. A ver si te has equivocado de país, en España no hay hambre, hay obesidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar