Página de contenido económico

miércoles, 18 de noviembre de 2015

EL BOLSILLO DEL MAL




POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia


-El bolsillo del mal


El terrorismo ha sido y es la peor lacra de expresión unicelular utilizada a lo largo de la Historia reciente para desestabilizar a los Estados,  concitar el odio, enterrar la paz  e inflamar la guerra.

Fue un atentado terrorista en Serbia, contra el archiduque Francisco Fernando, lo que a partir del 28 de junio de 1914 modificó el cauce  de los acontecimientos en los albores del siglo XX tras morir asesinado a manos de un anarcoterrorista.  Se convirtió en el epítome maldito para la Primera Guerra Mundial.

Por desgracia ese horrible espectro ha nacido con el nuevo siglo mostrando -en vivo y en directo- el rostro oscuro del fundamentalismo ideológico como arma letal contra los otros, quienes no piensan ni sienten igual.

Los hechos del 11 de septiembre de 2001 se han quedado para siempre capturados en la memoria colectiva global erigidos además como parteaguas en toda una serie de transformaciones que, desde entonces, se han experimentado en  diversos frentes a nivel mundial: en el reacomodo de las fuerzas geopolíticas, geoeconómicas, geoestratégicas, militares y energéticas.

Medio Oriente es la región del mundo que más ha transmutado desde que el Ejército de Estados Unidos, bajo las órdenes del presidente George W. Bush, respondió con sendos bombardeos y ocupación posterior en Afganistán (2001); invadiera Irak y cazara a Saddam Hussein (marzo de 2003).

Después en 2010,  la Primavera Árabe provocó una oleada de deposiciones de dictadores de mano de varios grupos de opositores insurrectos así cayeron el gobierno de Túnez, Egipto, Libia y aunque llegó a irrumpir en Siria, el bastión de Bashar Al Assad se resiste a  dejar el poder.

La prolongación del conflicto interno en Siria  ha provocado un invierno infernal irresoluble hasta el momento con un país escindido, atrapado entre las redes del poder y del terror del llamado Estado Islámico (Daesh en árabe, ISIS en inglés) que  actúa en contra de Al Assad.

Empero, el núcleo del llamado ISIS no se circunscribe únicamente a los territorios que domina al interior de Siria sino también se ha extendido hacia  otros países con provincias ya declaradas como territorio controlado por la Yihad:  Afganistán, Pakistán, Yemén, Argelia y Túnez.

Asimismo opera militarmente en Libia, Egipto e Irak algunos cálculos de la CIA cifran en poco más de seis millones de personas las que viven gobernadas por los dogmas extremistas del  Estado Islámico cuyo sueño esencial y primordial es crear un gran califato purgado de impuros. 

La interrogante es quién los financia de forma particular (ellos controlan bastantes zonas petroleras,  la venta clandestina es su principal fuente empero hay otras más) de dónde obtienen los recursos para su propia sobrevivencia, compra de armamento, pago de mercenarios (yihaidistas y lobos solitarios);  y el entrenamiento de las fuerzas armadas  conformadas hasta con gente reclutada de otras partes del mundo.
A COLACIÓN
De acuerdo con una investigación realizada por Financial Action Task Force (FATF) plasmada en el documento "The Financing of the Terrorist Organisation Islamic State in Iraq and the Levant (ISIL)" hay una variopinta y extensa red de financiamiento que nutre el plasma del terrorismo del Estado Islámico.

Hace unos días, durante la cumbre del G-20 en Antaliya, Turquía, Vladimir Putin presidente de Rusia denunció en presencia de otros destacados homólogos  que "entre los 40 países que financian al Estado Islámico se encuentran varios miembros del G20".

Hay mecenas, personas físicas, obrando financieramente a favor de las maniobras de los yihaidistas, la FATF argumenta que empieza con el proceso de reclutamiento.

A diciembre de 2014, al menos 19 mil personas de 90 países dejaron sus terruños de origen para unirse a las filas del oscurantismo tanto en Siria como en Irak.  Esas personas llevan dinero en efectivo, tarjetas bancarias, cuentas desde donde reciben recursos a favor del ISIS. 

Cada hombre es una máquina de mover dinero y  si el año pasado se estimaba que el Ejército del ISIS ya tendría cerca de 30 mil combatientes...las cifras son escandalosas. 

La FATF además presupone que muchas veces esa estancia incluye también a la  familia más directa, se les solicita  que su traslado sea con la máxima confidencialidad; el perfil es el de jóvenes  desempleados fácilmente cooptables y manipulables que por un "salario" de entre 350 a 500 dólares mensuales, más vivienda, deciden alistarse con ellos.

Para estos fines el Estado Islámico requiere un máximo de 10 millones de dólares mensuales, cantidad ingente que saldría directamente de los bolsillos de  particulares de otros países. Estremecedor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario