Página de contenido económico

miércoles, 16 de diciembre de 2015

FED EN CALIENTE





POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-FED en caliente


Después de la canciller alemana Angela Merkel, la segunda mujer más poderosa del mundo es Janet Yellen, actual presidenta de la Reserva Federal de  Estados Unidos dado que entre sus manos descansa el destino de la política monetaria de la todavía nación más poderosa del mundo.

Yellen asumió el cargo de encabezar al banco central desde febrero de 2014 y desde el primer momento, se ha abocado a enviar sendos mensajes tanto al sistema financiero internacional como a los mercados de capitales en general, de que bajo su férula la política monetaria expansiva de tasas cero llegaría a su fin.

Es decir que casi 22 meses después de su anuncio, en la clausura de la última reunión anual de la FED, se da por descontado que tras largos años de un descenso en los tipos de referencia -a partir de 2007- finalmente habrá un ajuste del 0.25 por ciento. 

Se le ha concedido sobrado margen de tiempo a los bancos centrales del mundo para que calibren los posibles efectos que tendrá dentro de cada economía el plausible retorno a la normalidad en la política monetaria estadounidense con escalas graduales de incrementos en sus tasas por lo menos más allá de 2017.

Y es que le guste o no a muchos en esta pequeña gran aldea global el dólar sigue reinando, Estados Unidos con todo y su doble cuantioso déficit (en cuenta corriente y público) y ser el país más endeudado del orbe con recurrentes crisis económicas si sube las tasas de interés y fortalece al dólar provoca un boomerang con daños colaterales en distintos grados. 

No se golpea por igual a la libra que al peso mexicano o al venezolano, en la pangea económica los reacomodos  generalmente terminan afectando con mayor magnitud a las economías emergentes en sus tipos de interés, en su mercado accionario, en su política cambiaria; al final esto se cuela en la macroeconomía y afecta a la economía real en su conjunto.

Los años en los que Estados Unidos bajó su dinamismo económico fueron los mismos que aprovecharon los emergentes para aspirar inversiones directas e indirectas manteniendo sus  monedas estables y tasas de interés reales atractivas.

Empero, desde el año pasado, la señal de que tarde o temprano Estados Unidos consumaría el retorno del alza de sus tasas de interés provocó una oleada de reacomodos sacando dinero de los países emergentes, divisas que antes estaban en pesos, reales, yuanes  invertidas además en fondos de inversión, en títulos, bonos o acciones en los países locales para regresar a las manos del dólar.

Las divisas locales se cambian al billete verde para meterse en fondos, bonos, papeles relacionados con el dólar y fundamentalmente hacia depósitos conservadores  y Treasury Bonds.

Ese traslado minucioso de las órdenes de los inversores se ha dado con el paso de los meses por eso el evidente cisma cambiario en  muchos países emergentes, en casi todos. 

Lo experimentó China y sigue sacudiendo a la moneda mexicana, a la venezolana, a la brasileña o colombiana implicando además que para estas economías emergentes se cierre el ciclo de crecimiento relativamente estable de los últimos años.

Es la otra cara de la moneda: el PIB estadounidense se recupera  y los emergentes ahora entran en un túnel de incertidumbre e inestabilidad de la mano de una combinación de factores externos primero, con el desinflamiento de los petroprecios y segundo, con la preferencia de los inversionistas de apostar ahora por Estados Unidos, sus tasas y su moneda.
A COLACIÓN
El fortalecimiento de la divisa americana es el primer síntoma, es la antesala de la vuelta a la normalidad de las tasas de interés. Estados Unidos necesita liquidez y esta provendrá de la mano de los capitales extranjeros vía inversiones de todo tipo, ahorros, compras o gastos. 

¿Qué impacto tendrá en los demás mercados? Ya lo estamos viendo. En Europa, el Banco Central Europeo (BCE) estará en la disyuntiva de que no debe subir las tasas porque la economía de la Unión Europea y de la eurozona no termina de recuperarse. 

No sabemos todavía cómo reaccionará Japón, Gran Bretaña o Suiza. Lo que sí es que los países emergentes, al menos los más ligados a la economía estadounidense, como México secundarán el alza de tasas más tarde que temprano. 

Recordemos que  mayores tasas de interés no únicamente afectan a los ahorros sino principalmente a los créditos, el negruzco encarecimiento de los adeudos y en general del apalancamiento se convierte siempre en una trampa gigante. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario