Página de contenido económico

viernes, 1 de enero de 2016

PERSONAJES DE 2015




POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale

-Personajes de 2015



¿Quién es la figura más destacada de 2015? La revista Time eligió a Angela Merkel, la canciller alemana se ha ganado un destacadísimo sitio en el entramado internacional... eso es indiscutible. 

Hay quienes  la ubican en el mismo parangón histórico de la mítica figura de Margaret Thatcher, la primera ministro de Gran Bretaña, que marcó toda una época y que junto con Ronald Reagan, presidente de Estados Unidos, edificó el "capitalismo bastardo".

Pero la década de 1980 tuvo sus muy peculiares desafíos y  el camino hacia el 2020 mantiene los suyos propios lo que obliga a sacar el filón de la visión de futuro, de las decisiones duras que en el devenir histórico marca el reloj de los estadistas.

Merkel se ha erigido como una estadista a la que no le tiembla la mano para tomar decisiones  para evitar la ruptura de la Unión Europea (UE) e intentar que los roces de los últimos tiempos con Rusia -el principal suministrador de gas y energía de Europa-, termine eclosionando los lazos diplomáticos con Moscú.

También se ha constituido en eje de liderazgo en el delicadísimo renglón humanitario de acogida a los cientos de miles de refugiados sirios cuyo éxodo mantiene en jaque a las políticas comunitarias de la UE y se ha convertido en un nuevo pretexto para despertar el latente carácter xenofóbico de buena parte de los europeos siempre tan localistas.

La Agencia France-Presse eligió asimismo a Merkel "como la personalidad más influyente" de 2015 y su nombre suena inclusive para colarse como seria candidata para el Nobel de la  Paz, una distinción que el presidente Barack Obama obtuvo en 2009.

Precisamente queda para los anales de la Historia la contundente fotografía de Merkel y Obama durante la Cumbre del G-7, en junio pasado, con Alemania como anfitriona.

El escenario internacional pautado por la tensión belicista entre Rusia y Ucrania aunado a las amenazas de Vladimir Putin, presidente de Rusia,  de arreciar el boicot contra la UE en materia comercial, de inversiones y energética empezaba a entremezclarse con la sangría en Siria y su desbordante tensión geoestratégica.

Ese aparte en una atmósfera de verdor frondoso con las montañas de Baviera de fondo, con  Merkel y Obama, quedó recogido por el testigo fotográfico del momento; de lo que hablaron entre ambos líderes, hay meras especulaciones.

El presidente Obama atrapado en el corsé del Nobel se ha mantenido como un mandatario de bajo perfil belicista, para unos eso es bueno para otros implica que el paso dado atrás le ha restado potencialidad al tradicional "policía del mundo".

El inquilino de la Casa Blanca, pragmático y a veces taciturno para sacar a su Ejército, ha buscado -hay que reconocerlo-, la fórmula del diálogo y la diplomacia para restaurar en lo posible lazos deconstruidos por viejas confrontaciones ideológicas.

Se ha afanado, inclusive desatando la ira de los congresistas republicanos, en restablecer los vasos comunicantes con la Cuba de Fidel Castro obviando derechos humanos, dejando en el vacío lo de los presos políticos y pasando de largo la situación de Guantánamo. 

Hizo  lo propio con Irán, cuando el 14 de julio pasado, junto con China, Francia, Reino Unido y Rusia firmó un histórico acuerdo sobre el programa nuclear dándole un voto de buena voluntad a la nueva gestión de Hasán Rohaní al frente de la presidencia del  Gobierno iraní.

Tampoco dudó en levantar el teléfono, las veces que fue necesario, para obrar a favor de Grecia y su primer ministro Alexis Tsipras cuando la tensión pareció fragmentar la unión monetaria de la zona euro.
A COLACIÓN
Pero ha sido el terrorismo, el boomerang, lanzado por el Estado Islámico lo que  momentáneamente concita a enfocarse en un enemigo común:  el anarcoterrorismo fundamentalista de los yihadistas y su control de los pozos petroleros en Irak y Siria.

La otro foto de 2015:  una improvisada conversación de Obama  y  Putin sentados (cada uno con sus respectivos interpretes) en una mesita de la Cumbre del G-20, a dos días de los lamentables atentados de noviembre en París. El resultado fue una mayor intrusión bélica de Rusia con sus bombardeos en las posiciones yihadistas en Siria y la cooperación de espionaje militar de Estados Unidos para cazar a cabecillas e intentar cerrar el grifo del financiamiento. 

Este año el presidente Obama dejará la Casa Blanca para unos su paso, de ocho años en la Presidencia más poderosa del mundo, implica aciertos y aplausos; para otros, desaciertos y chiflidos.  Pero eso tiene el poder, ejercerlo es siempre una tarea humana. En todo caso su legado ya está. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario