Página de contenido económico

viernes, 12 de febrero de 2016

REMOLINOS ECONÓMICOS

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale


-Remolinos económicos

Sobre de advertencia no hay engaño. La pequeña gran aldea global  está siendo presa de la volatilidad y la especulación multicolor debido a una prístina combinación de factores que atenazan con desquebrajar la frágil recuperación de las economías más industrializadas del planeta.

Pero es que además lo señalamos hace dos meses, y seis y doce meses atrás no  se trata de otra en ciernes cocinada en otro fogón en la casa del vecino es la misma que venimos arrastrando desde 2008 cuando las subprime de Estados Unidos y la marisma recesiva en Europa.

Y se resiste a ceder debido a una amplísima combinación de factores  para desgracia de todas las cuitas y  desafíos permanentes -como clavos punzantes- por resolver.

Así es que no nos engañemos esto no va a mejorar, es más debemos seguirle la pista a una serie de variables y maniobras comenzando por los efectos de la interrupción de la política monetaria expansiva en Estados Unidos con el retorno a la normalidad en las tasas de interés,  el alza del 0.25% y 0.50% anunciado por la Reserva Federal el 16 de diciembre pasado, reposicionará a los Bonos del Tesoro  nuevamente en la fiabilidad de los inversionistas extranjeros.  

México,   para retener capitales, se verá obligado a subir sus tipos de interés. Mientras que en Europa, el Banco Central Europeo (BCE)  quiere insistir en su política de ayudas, impulso y liquidez del sistema con las tasas más bajas de la historia porque considera que la recuperación también debe impulsarse por el lado del crédito y está obligando prácticamente a que los bancos de la UE den créditos y financiamiento para estimular la recuperación de la economía europea. Así es que mientras en Estados Unidos las tasas subirán, en Europa el BCE las mantendrá a la baja.

Además los tumbos en el crecimiento de China, su desempeño tiene mucha huella  para bien o para mal en  la economía global,  es la segunda potencia económica por PIB nominal y  el gigante  asiático es el  mayor exportador e importador de bienes y la primera potencia industrial.

 Por supuesto, el cambio de ciclo de los petroprecios su frenazo está convirtiéndose en un boomerang de inestabilidad y de pérdida de dinero no sólo para los países monoexportadores sino también para varias empresas petroleras públicas, privadas y semipúblicas.

La desconfianza  se traduce en volatilidad y especulación cuyo golpe funesto se deja sentir, primeramente en los mercados; las bolsas lo están padeciendo así como desde tiempo atrás las monedas de muchos países emergentes ahorcadas por la revalorización del dólar.

También tenemos que el comercio mundial, sus flujos se están constriñendo afectando en su mayoría a países dependientes de exportaciones de granos y bienes primarios. 

Por si fuera poco todo este caldo de cultivo, para aderezarlo de sangre y de rojo, el terrorismo y la guerra intestina en Siria son dos focos tensores justo cuando lo que menos se necesita es más tensión.

Para colofón:  Estados Unidos este año tendrá un proceso electoral para sus presidenciales, la era Barack Obama quedará ya muy pronto atrás y por supuesto que la posible llegada de los republicanos nuevamente al poder implicaría un cambio de tendencia en muchos aspectos del posicionamiento estadounidense de los últimos tiempos.
A COLACIÓN
Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) no ceja de manifestar su preocupación por el devenir de los acontecimientos económicos y financieros... la duración de la crisis y sus consecuencias socioeconómicas.

La ejecutiva acaba de renovar, por otros cinco años, su gestión al frente del organismo internacional; ella ya tuvo su  bautizo de fuego en el cénit de la  gran crisis en 2011 y  seguirá capitaneando un entramado con un relevante peso en las políticas económicas globales. 

Para como vamos en dos años más cumpliremos una década atrapados por las arenas movedizas de una debacle económica que sigue amenazando con degluirnos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario