Página de contenido económico

viernes, 26 de febrero de 2016

VISIÓN DE LIDERAZGO

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale

-Visión de liderazgo


Lo que hace la organización, los incentivos fiscales, la directriz en jauja de una política energética orientada a salvar todos los escollos de la subordinación hacia el exterior, todo eso lo ha hecho Estados Unidos. 

En efecto, la economía que no se rindió en el ostracismo de la vulnerabilidad energética, en la flaqueza de la codependencia hacia importarlo todo desde las gasolinas hasta el crudo, el gasóleo y los aceites.

Hoy  por hoy ve los frutos de no cejar en la dinámica de fortalecer las reservas internas y  no obviemos el  éxito de crear los mecanismos internos para producir dentro lo que antes compraban a raudales fuera.

Esta vez no vamos a hablar ni del shale gas ni del fracking que han obrado el milagro de volver  productor independiente y hasta exportador potencial a un gigante que hasta hace poco más de dos décadas tenía las manos dobladas ante el petróleo de los árabes y de los mexicanos.

Lo haremos para abordar el bioetanol, la fórmula simpática de los biocombustibles que igualmente contribuyen a transformar la energía en una masa limpia lo más amigable posible con el medioambiente en un  mundo vorazmente arrasado por la contaminación.

Y también aquí Estados Unidos se ha mostrado como un corredor de fondo imbatible en una larga carrera atemporal: lo que comenzó en Brasil a mediados de la década de 1970 explorando la  fórmula de la caña de azúcar procesada para producir energía, después sería secundada por Estados Unidos con el maíz. 

Hasta el 2010, Brasil era el país líder en producción y exportación de bioetanol, sin embargo el programa al que tanto interés le puso Luiz Inácio Lula da Silva buscando preservar e incrementar el liderazgo carioca en la materia fue desafortunadamente mal aprovechado por Dilma Rousseff.

Todo por la política y porque en América Latina como en otros países donde hay una cuasi democracia quien manda tiene el poder para cortar de tajo políticas que quizá llevaban años implementándose y dando resultados; a muchos presidentes se les ocurre parar los programas,  (des) componerlos fiscal y legislativamente para infundirles su personalísimo sello y en ese galimatías se pierde la continuidad y la consecución de objetivos.

A Brasil le ha pasado esto con el bioetanol ha cedido finalmente ante Estados Unidos país que, republicanos y demócratas, tienen al menos una visión mucho más al largo plazo y hay aristas que no se alteran llegue quién llegue a la Casa Blanca. Se modificará una política de Defensa para enviar más o menos tropas al exterior pero no se cancelará ni modificará una línea para hacer más fuerte energéticamente hablando a la Unión Americana.

En 2015, Estados Unidos ya se posicionó como el principal productor de bioetanol (54 mil 500 millones de litros) y exportador (3 mil 200 millones de litros) superando con creces a Brasil, en segundo sitio, con 27 mil 800 millones de  litros producidos y 600 millones de litros exportados. 

Cabe mencionar que ambos países, Estados Unidos y Brasil, suman el 85% del total de la producción global de este combustible; ahora la meta en el traspatio es duplicar su volumen interno en cinco años. 

Por su parte, la Unión Europea (UE)  ocupa el tercer lugar en producción con  5 mil 600 millones de litros y tiene la expectativa de, en 2017, incrementar su oferta una vez sean eliminadas las cuotas de producción del azúcar y la isoglucosa.

De acuerdo con José Maluenda García, ingeniero técnico agrícola, "la  capacidad de las instalaciones en la UE asciende a 7 mil 480 millones de litros distribuidas en 67 plantas y en particular en Francia con 14 plantas con una capacidad de 1 mil 855 millones de litros y Alemania con 9 plantas y capacidad de 1 mil 154 millones de litros". 

Las fábricas europeas utilizan tanto el trigo, el maíz como los subproductos de las fábricas azucareras para elaborar este recurso energético.
A COLACIÓN
En México si hubiera persistido una visión de futuro para salvaguardar lo más posible a la economía y a sus ciudadanos,  se hubieran dado los primeros pasos para la diversificación energética desde hace varios decenios.

Lo que tenemos es una partitura fúnebre que está llegando justo cuando el exportador fuerte ha pasado a importar gasolinas porque no hizo a tiempo la tarea de investigar e impulsar la biomasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario