Página de contenido económico

domingo, 27 de marzo de 2016

PLACENTERA OCIOSIDAD






















POR LA ESPIRAL

Claudia Luna Palencia
@claudialunapale


-Placentera ociosidad

Los destinos euro, yen y libra esterlina implican esfuerzos sobrecargados para el bolsillo de una persona que desde  América Latina  pretenda conocer España, Francia, Japón o Gran Bretaña. Simplemente, en el caso de México, un euro se cambia por veinte pesos. 

En la dinámica del turismo mundial obran igualmente esos desequilibrios norte-sur donde los destinos ubicados al norte del hemisferio terráqueo son los más caros, al mismo tiempo los que más viajeros captan y los que mayor derrama económica obtienen.

En contraste, los del sur se abaratan constantemente, bajo el chantaje de requerir desesperadamente las divisas del turismo para generar empleos y oportunidades de superación. 

Nada más  por la simple situación cambiaria del euro versus el peso, esos veinte  pesos por euro  le dan al europeo un poder adquisitivo que de entrada se le quita al mexicano que convierte su moneda para ir a Europa; como le pasa igualmente con los 18 pesos por dólar.

A ciencia cierta podemos decir que  muchos potenciales viajeros mexicanos están conteniendo su toma de decisiones para salir este año al extranjero en espera de que el peso recupere terreno; lo que favorece para que elijan turistear por el siempre hermoso México. 

Ese potencial turista tiene en  mente visitar Londres, París y Roma. En Estados Unidos conocer  Las Vegas, Nueva York y Orlando. En Sudamérica, Perú amaciza en las preferencias. 

Los viajes a España, sobre todo a Barcelona o Madrid, se realizan por varias razones como: visitar a algún familiar; estudiar un semestre o un año de intercambio; asistir a determinado evento deportivo o taurino así como a determinado congreso.
A COLACIÓN
Pero mientras con mucho esfuerzo México ha logrado regresar a los diez  países más visitados del mundo y España reluce entre los cinco primeros, es la dinámica turística de China la que sigue despertando pasiones y odios: cuando la conoces o te encanta o te desenamora. 

Aunque con ese potencial no únicamente  la economía china es imán para el viajero internacional sino que sobresale como un emisor considerable de turistas; según estadísticas de la OMT, en 2015 los países cuyos habitantes más gastaron en hacer turismo internacional fueron:  China con 165 mil millones de dólares; Estados Unidos con 112 mil millones de dólares; Alemania con 92 mil millones; y Reino Unido y Rusia, con 58 mil millones y 50 mil millones de dólares respectivamente.

Asimismo, la OMT difundió el ranking del top ten de  los países más visitados en 2015: Francia  atornillada en el primerísimo sitio con 83.7 millones de turistas; le secundó Estados Unidos con 74.8 millones y en tercer puesto España con 68 millones mientras que China se ubicó en el cuarto lugar con 55.6 millones de visitantes.

En quinto lo hizo Italia con 48.6 millones; después Turquía con 39.8, Alemania con 33 millones de paseantes, Reino Unido se colocó en el octavo escalafón con 32.6 millones, a continuación Rusia con 31.5 millones y finalmente México cerró el grupo con 31 millones de turistas. 

 Un resultado muy loable dada una recuperación económica global todavía  frágil, con el terrorismo como factor latente y la sombra desafiante  del cambio climático; con todo esto, el turismo global vivió su sexto año consecutivo de crecimiento.
Y para este año el pronóstico también es positivo: "Basándose en la actual tendencia y en esta perspectiva general, la OMT prevé que las llegadas de turistas internacionales crecerán un 4% en todo el mundo en 2016."

Fundamental: recordar que la industria sin chimeneas se convierte en divisas que son trabajo y éste es dinero que al final se traduce en consumo para cerrar la pinza asertiva de la economía. No en balde el 10% del PIB mundial lo genera esta actividad ociosamente placentera. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario