Página de contenido económico

viernes, 17 de junio de 2016

EXIT TO HELL






POR LA ESPIRAL 
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale


-Exit to hell



¡Peligro, fuego! ¿Dónde queda la salida? Para Gran Bretaña lo bochornoso pasa porque su puerta de salida no sea precisamente a la salvación sino más bien hacia abrir una compuerta falsa directa al infierno.

Brotes de xenofobia, nacionalismo recalcitrante, odio a lo externo, inflamados sentimientos antiinmigrantes han aparecido como marejadas en diversos periodos de la Historia y en el túnel del tiempo.

Van y vienen y a veces resurgen con mayor fortaleza. En la adolescencia del siglo XXI estos demonios se han hecho presentes como si fuera el retrato vivo de un púber atrapado en la vorágine de su cambio hormonal. 

Personajes como Donald Trump encuentran el caldo de cultivo perfecto para proliferar con ideas que a muchos nos suenan  arcaicas máxime con las relaciones internacionales tan globalizadas en todas las áreas y los terrenos. 

"Mi patria es el mundo soy un ciudadano global" debería ser el adagio en nuestra mentalidad considerando que  todo  lo malo que acontece en el traspatio terminará impactando más pronto que tarde en  nuestro entorno. 

Es decir, nos guste o no nos guste, estamos interrelacionados, concatenados por el simple hecho de compartir un mismo planeta y es que no hay el microplaneta Holanda, ni el microplaneta China etc. 

En particular como analista a mí lo que me consterna es la falta de capacidad para crear cortafuegos en la pequeña gran aldea global y hacer justamente todo lo contrario... avivarlos. 
A COLACIÓN
Para todo inversionista y en general para las personas que van a tomar una decisión,  la incertidumbre es la más traidora de las amigas. ¿Quieren levantar los ánimos, encender la hoguera del desamor? Muy simple hagan lo que Gran Bretaña conducida por sus miopes políticos azuzando el odio, la confrontación, el divisionismo como si el horno estuviera para bollos, total un problema más.

El asesinato a mansalva de  la legisladora Jo Cox, del  Partido Laborista  y además una joven partidaria antiBrexit, no hace más que recordarnos que la línea de entendimiento entre los seres humanos es absolutamente delgada, endeble; una especie de matrimonio malavenido que no duda en pelear, aventarse los platos y hasta matarse por temas tales como: el aborto, los gays,  el papel  de la Iglesia, la inmigración, el sentido de la patria, la ideología político-partidista; etc.

¿Cuántas veces un desequilibrado asesino o un anarquista ha desatado una guerra de proporciones devastadoras? Ahora le tocó a Cox, justo cuando David Cameron, el primer ministro de Gran Bretaña ponía los pies y no precisamente en polvorosa sino en Gibraltar. El Peñón  es un tema de jalarse las sábanas con España, ¿para qué enemistarse con el vecino del otro lado de La Mancha?

En esta columna sobra decir lo que ya reiteradamente hemos venido escuchando a lo largo de estos meses acerca de las consecuencias funestas que provocaría tanto en Europa,  como en regiones económicas aledañas,  la salida de los británicos de la Unión Europea.

Ya lo dijo el Fondo Monetario Internacional (FMI), las cámaras empresariales locales e internacionales, lo están diciendo las bolsas de los mercados europeos teñidas de rojo.

¿Para qué levantar tanto nerviosismo en momentos en que se requiere justamente  lo contrario? Detrás de todo movimiento hay un denodado interés económico y esto es como la trama de un libro de Agatha Christie en ese suspense, hagamos la infaltable pregunta: ¿Quienes son los más beneficiados con impulsar la salida de Gran Bretaña del concierto europeo?

Porque desde luego su salida, de consumarse, implicará que un sector perderá y mucho pero también significa que del otro lado habrá otro sector favorecido con ese desahucio.

¿Y saben quiénes son los agraciados? Desde luego no es la ciudadanía que es la víctima utilizada en el chantaje y hasta para matarse entre ella,  lo son los empresarios que no saben competir, los adoradores de los monopolios y empresas dominantes que a toda costa quieren evitar ceder más derechos y privilegios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario