Página de contenido económico

lunes, 11 de julio de 2016

DE PISA Y CORRE






POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia


-De pisa y corre



En sus ocho años de mandato al frente de la Casa Blanca, el presidente Barack Obama no había viajado a España en visita oficial ni no oficial, simplemente por alguna razón desconocida el país ibérico no es considerado un socio estratégico para los americanos en Europa.

El entonces presidente George W. Bush viajó a España formalmente del 11 al 12 de junio de 2001 cuando todavía no había siquiera indicios de que algo tan funesto se aproximaba para alterar la geopolítica, por supuesto me refiero a los lamentables acontecimientos terroristas, acaecidos justamente tres meses después de reunirse con su homólogo José María Aznar en la finca toledana de Quintos de Mora.

Una de las muchas consecuencias de ese episodio maldito que arrastramos hasta nuestros días es que España por la obstinación del presidente Aznar terminó metida en el berenjenal de Afganistán e Irak porque había que alcanzar la mayoría de edad demostrando el poderío de las tropas ibéricas y su fuerza como aliada del Tío Sam.

Hace unos días, precisamente antes de la llegada intempestiva de Obama a España, salieron a la luz las conclusiones del informe Chilcot (Iraq Inquiry)  desmontando todas las argucias del trío Bush-Blair-Aznar en torno a la justificación usada para invadir Irak y cazar al dictador Saddam Hussein.

Y es que, ni Hussein significaba una amenaza para la Humanidad ni contaba con el arsenal bélico cargado de armas de destrucción masiva, como se nos dijo a todos desde un principio,  utilizando además el paraguas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cuyo secretario general, Kofi Annan, ridículamente  recibiría el Nobel de la Paz quizá por hacerse la estatua  y no  mover un músculo para evitar la  asonada belicista que cambiaría la faz de Medio Oriente.

Hasta nuestros días,  año 2016, seguimos viviendo y padeciendo en nuestras carnes las consecuencias de que finalmente Estados Unidos metiera los pies en Oriente Próximo alterando Afganistán, Irak, intentando presionar en Irán e inoculando el virus de la inestabilidad en Siria.

Sí, el Estado Islámico el ISIS, es resultado de toda esta promoción de cambios aupada por Bush y compañía y de eso el presidente Obama en su veloz visita a España no quiso opinar, porque en parte tampoco hubo tiempo para mucho. Más bien casi nada.

Obama recién llegado de Varsovia, de participar en la Cumbre de la OTAN, pasó por España prácticamente para repostar combustible al menos esa fue la imagen que dejó  tras cancelar (pretextando lo de Dallas) una agenda de 48 horas y reducirla a menos de 19 horas en suelo ibérico.

El mandatario estadounidense en la recta de salida del poder saludó con la cortesía, al menos, a Mariano Rajoy, presidente en funciones así fue la imagen entre la salutación del que ya se va con el que todavía no logra quedarse. Irrisorio.

En realidad Obama tenía una clara intención de ver y hablar con los marines estadounidenes apostados en la base aeronaval de Rota en Cádiz; la Unión Americana como policía del mundo ostenta más de 800 enclaves militares distribuidos a lo largo y ancho de la geografía global. 

En España, con los Pactos de Madrid, el dictador Francisco Franco permitió  que desde  1953 se instalasen bases militares estadounidenses: la aeronaval de Rota y la aérea de Morón (cerca de Sevilla). 

Ambas bastante funcionales sobre todo la primera porque permite que cualquier despliegue militar americano en África o bien Medio Oriente pueda ser apoyado desde dichas bases. 

En fin queda para la anécdota y para la foto del momento porque eso es lo único que se llevará Rajoy, su comitiva y los líderes de los partidos políticos a los que Obama dixit tuvo la deferencia de "saludarlos" de rápido -10 minutos- antes de subir a su avionazo para volar a Rota y después regresar a Washington. 

Muy bien ya tienen su retrato para el anuario, ¿por qué Obama en ocho años al frente de la Casa Blanca nunca tomó en cuenta a España? Y eso que en su último período de gobierno visitó Europa en 18 ocasiones y realizó 37 escalas.
A COLACIÓN
La Cumbre de la OTAN concluyó (México no forma parte aunque en los últimos años variadas voces han solicitado su inclusión en la alianza militar) y las noticias so pena de comentarlo, no son nada halagüeñas:  el cónclave acordó apoyar una coalición internacional para bombardear desde el aire las posiciones del ISIS en Siria e Irak; por el momento se descartan las acciones terrestres evitándose el cuerpo a cuerpo.

La lucha contra este espectro terrorista y desestabilizador no es lo únicamente preocupante en el eje de las llamadas guerras híbridas (el nuevo modelo belicista al que estamos mutando) el enemigo no invisible es Vladimir Putin el mandatario ruso que  a diferencia de Obama no tiene ninguna prisa por irse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario