Página de contenido económico

viernes, 2 de septiembre de 2016

LA RESACA Y EL TURRÓN




Pasión gitana. Mariano Rajoy, presidente en funciones, dos veces ganador de las elecciones (20 de diciembre de 2015 y 26 de junio de 2016) sigue estrellándose contra la pared del fracaso parlamentario impedido para formar Gobierno.

Lo intentó el pasado 31 de agosto sabiendo que la aritmética sigue obrando en su contra: 170 votos resultantes de sumar 137 escaños de la bancada del Partido Popular (PP) a la que pertenece Rajoy más 32 escaños de Ciudadanos y una curul de Coalición Canaria contra 180 negativas del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Podemos y otros partidos nacionalistas e independentistas minoritarios. 

La mayoría absoluta  de 176 síes sigue siendo una quimera muy a pesar de sendos esfuerzos del equipo negociador del PP para discutir y  encontrar la llave además con Ciudadanos  con sus contrapartes del PSOE. 

La bisagra del bipartidismo está rota en la nación ibérica, una parte de los socialistas aglutinados en torno a la figura de Pedro Sánchez, su candidato y presidente del partido, mantiene una rocosa y nada porosa negativa para intentar el cauce de un diálogo que destrabe el bloqueo. Simplemente es un no  inamovible. 

Y hoy viernes 2 de septiembre, Rajoy pretenderá hacerlo  por la vía de la mayoría simple basta con más votos a favor que contrarios para investirse presidente, si desaparecen seis legisladores de la oposición de la sesión en el Congreso (porque salieron a fumar durante la votación  o se quedaron encerrados en el baño) con  eso España podría tener ya Gobierno. 

Francamente se necesitaría de un milagro guadalupano para que el presidente en funciones salga victorioso de la sesión de hoy y pueda gobernar por cuatro años más a la nación ibérica. 

Si se confirman los peores augurios y son convocadas unas terceras elecciones, España sería la única democracia moderna que llama tres veces a sus ciudadanos para refrendar su sufragio en las ánforas a costa de que organizar el tinglado implicará un nuevo gasto extraordinario  (para la repetición en junio se erogaron 136 millones de euros) so pena del riesgo de que el hartazgo  saque a menos gente para votar. 

Los dos antecedentes inmediatos son Grecia y Turquía que por diversas razones (entre éstas ingobernabilidad, gobiernos minoritarios, referendos para realizar reformas) solicitaron a sus ciudadanos regresar a manifestarse en las urnas. 

En la democracia europea es bastante recurrente  echar mano de la  gran coalición,   de los pactos y acuerdos con fuerzas políticas contrarias y equidistantes. Quizá por ello el caso español está llamando poderosamente la atención no únicamente adentro del seno de Europa sino de puertas para afuera. 

También es cierto que Bélgica es otro referente de un largo periodo con un gobierno en funciones, nada menos  que 589 días duró el bloqueo político hasta diciembre de 2011.  España lleva la mitad. 
A COLACIÓN
¿Qué resta para que sean confirmadas unas terceras elecciones? Si bien ya tienen fecha: la perezosa jornada de Navidad -el 25 de diciembre- resta aún la esperanza constitucional de dos meses para que nuevamente el Rey Felipe VI se reúna con las fuerzas político-partidistas  y convoque  a otro candidato para intentar la investidura...y después sería la estrepitosa confirmación del descalabro. 

Lo negativo es que ni unas terceras puedan terminar con el bucle de los noes y de la falta de apoyos lo que haría absolutamente evidente varias legislaturas fallidas y la ingobernabilidad en ciernes. 

Para el presidente en funciones Mariano Rajoy es "tiempo  de ponerse todos a trabajar" para el político del PP en su tono siempre pragmático es urgente que España tenga un gobierno capaz de responder a los desafíos actuales. 

En su visión las obviedades saltan a la vista, son un perogrullo, porque "para que haya oposición debe haber primero un Gobierno" al tiempo que en su discurso de la investidura fallida reiteró sus propuestas para bajar impuestos, sanear el sistema de pensiones al borde de la bancarrota y contribuir a un mejor mercado laboral. 

Él quiere, como candidato dos veces victorioso, arrancar la XII Legislatura sin embargo la oposición no lo deja. Pedro Sánchez, del PSOE, mantiene un abierto enfrentamiento  y antagonismo con Rajoy al que sigue señalando como artífice de la corrupción "por eso es alguien poco confiable". 




No hay comentarios:

Publicar un comentario