Página de contenido económico

miércoles, 26 de octubre de 2016

DINAMITA CONTRA EL DEUTSCHE BANK



           
                                               POR LA ESPIRAL
                                               Claudia Luna Palencia
                                               @claudialunapale



-Dinamita contra el Deutsche Bank


           Al Deutsche Bank le está afectando  una combinación de factores, un cóctel especulativo, a continuación amigos lectores les presento mi análisis personal.

1) En las razones de mercado, este banco sistémico, su acción ha perdido el 61% de su valor en el mercado bursátil en los últimos dos años afectado por una volatilidad adherida a la puesta en entredicho de su fortaleza financiera una duda sembrada desde la Reserva Federal de Estados Unidos que ha reprobado por dos años consecutivos a la filial del Deutsche Bank en Estados Unidos.

            El test de estrés aplicado a 31 bancos que operan en territorio de la Unión Americana por parte de la FED sirve para valorar una serie de baremos cuantitativos y cualitativos en las instituciones crediticias; el score pretende evaluar cuál es la capacidad efectiva de reacción, respuesta y gestión de un banco ante un shock inesperado sea económico o de otra índole.

            Pero una vez sembrada la duda en la misma filial del Deutsche Bank en Estados Unidos, al conglomerado financiero germano se le señala por su elevada exposición al riesgo en el mercado de derivados. En sus manos descansan el 13% del mercado global de derivados cuestionándosele la calidad de dichas operaciones.

            Me dediqué a analizar los informes anuales de los últimos  cinco años, la capitalización de mercado del banco en 2010 alcanzó los 36.34 billones de euros;  si bien en 2011 cayó estrepitosamente hasta los 27.36 billones de euros logró recuperarse en los años siguientes aunque en  2014 y 2015 volvió a perder tras cerrar en 34.5 y 31.1 billones de euros, respectivamente.  Precisamente de 2014 a 2015 perdió el 6.28% de sus accionistas al bajar a los 561 mil 559 tenedores de títulos el año pasado.

            2) Las sanciones legales anunciadas por el Departamento de Justicia de Estados Unidos exigiendo el pago de una multa por  12 mil 400  millones de euros por su participación en la gestión de las hipotecas basura. No es la primera vez que en los últimos años el grupo financiero se ve obligado a pagar una multa millonaria al respecto: en 2015, la Comisión del Mercado de Valores (SEC por sus siglas en inglés) impuso una multa de 50 millones de euros al banco por ocultar pérdidas en los estados contables de 2008.  En 2013, la Comisión Europea sancionó con 725 millones de euros al Deutsche por manipular la tasa Libor y el Euríbor de referencia interbancaria.

            3) Respecto de sus finanzas internas  no le están saliendo bien los negocios. En Europa, le está pasando factura la obcecada política del Banco Central Europeo (BCE) de mantener las tasas de interés tan bajas y hasta negativas que ha desincentivado el negocio bancario en varios rubros con tal de incentivar por otra vía el consumo a crédito de la población y con ello impactar a la demanda interna y levantar a la castigada economía europea.

            Pero ha sido un arma de doble filo que todas las instituciones crediticias europeas han venido denunciando.  En 2010, los ingresos netos totales del banco cerraron en 28 mil 567 millones de euros si bien han subido a lo largo de los últimos cinco años (el año pasado aumentaron a  33 mil 525 millones de euros) su negocio en general se ha visto impactado de tal suerte que en la consolidación de ganancias ha pasado de reportar beneficios en 2010 por 3 mil 975 millones de euros a pérdidas relevantes por 6 mil 772 millones de euros.

            Y desmotiva además la insuficiencia de provisiones para hacer frente a la multa americana, si a día de hoy se hiciera  efectiva, carecería de margen de maniobra so pena de que su valor de capitalización bursátil ha bajado a 18 mil millones de euros considerando el precio unitario de 13 euros por acción.

            4) Políticos, sí también  los hay. Aunque se trata de una institución privada tal parece que en el entorno político que rodea a la canciller Angela Merkel se ha desatado una oleada de golpeteos de todo tipo en su contra para evitar que el próximo año -en las elecciones parlamentarias- ella logre quedarse en el poder por otro cuarto período consecutivo.

            A  Merkel le crecen los enanos por todos los sitios, criticada internamente por su política de acogida migratoria, la xenofobia ha sido el lubricante para fortalecer a los partidos de extrema izquierda y derecha. Que el banco más relevante de Alemania esté dando tumbos financieros también obra en su contra porque se crítica la política intervencionista y de austeridad por parte de la Comisión Europea y también la laxa política de tasas de interés del BCE.
            A Merkel ya se le cuestionó hace unas semanas si está dispuesta a inyectarle dinero público al Deutsche Bank a lo que ella reviró sentenciando “que no está pensando en ningún tipo de rescate”.  Lo irrisorio sería que a los alemanes les aconteciera lo mismo que a los griegos el año pasado cuando tuvieron que enfrentar un corralito para evitar que el ahorrador en masa retirase su dinero de los bancos helenos.

            5) Al parecer todo comenzó con Apple. En la vieja diplomacia de siempre los políticos se dan la mano de frente y  luego se asestan el puñal por la espalda. Hay una guerra comercial, económica y financiera entre Estados Unidos y la Unión Europea (UE) el detonante ha sido el expediente que en 2014 la Comisión Europea abrió a Apple por evasión fiscal al no declarar correctamente todas sus ganancias obtenidas en el continente beneficiándose de poner su domicilio fiscal en Irlanda; el verano pasado fue ventilado que  Apple deberá devolver 13 mil millones de euros en impuestos no declarados.

         Casi al año de que en Europa se abrió este expediente, la Unión Americana encontró que vehículos fabricados por Volkswagen estaban trucados en el control de sus emisiones contaminantes; poner en entredicho la credibilidad de la marca alemana ha provocado pérdidas importantes en la economía germana justo cuando requiere amacizar su recuperación.

            El golpetazo de la Corte norteamericana  a Deutsche Bank es un gancho al hígado que pretende devolver lo acontecido fiscalmente hablando contra Apple.


No hay comentarios:

Publicar un comentario