Página de contenido económico

jueves, 13 de octubre de 2016

LATINOS ARRIBA





                                   POR LA ESPIRAL
                       Claudia Luna Palencia
                                   @claudialunapale






-Latinos arriba




            Ya empezó la cuenta atrás. Mientras en España sus partidos políticos dilucidan si de una vez por todas aprietan el botón para que empiece  a andar el Gobierno de Mariano Rajoy, hasta hoy, presidente en funciones; en Estados Unidos, el calendario electoral está prácticamente encima tic tac tic tac.

            ¡Qué nervios! Así lo registran tanto la Bolsa Mexicana de Valores como la cotización del peso respecto al dólar y más de un millar de empresarios aztecas cruzan los dedos porque la moneda mexicana regrese a los niveles de los 15 pesos al cambio del billete verde.

            En el país se respira un aire de devaluación inaudita nadie atisbaba siquiera que en estos escasos meses el dólar se disparase como lo ha hecho al ritmo de la incertidumbre que ha desatado Donald Trump en los mercados.

            Mi pregunta acerca de Trump es: ¿qué mecanismo ha permitido colar a tremendo dictador en ciernes en una nación presuntuosa precisamente de todo lo contrario?

            Porque el magnate representa precisamente todo lo opuesto a los valores de la democracia y de la libertad económica que parecen ceñidos al asta bandera del american dream.

            Y me queda muy claro que es harto preocupante que en cada elección las peores personas llegan a convertirse en candidatos en suerte;  algo o mucho estamos haciendo muy mal para que los vasos de la democracia basculen hacia el lado equivocado.

            Quizá resulte antipática pero si alguien como Trump ha saltado hasta este punto casi de llegar a ocupar la Casa Blanca no descarto que en no muchos años alguien como él pueda gobernar a la nación todavía más poderosa del planeta.

            Entonces la pregunta es quién o quiénes están detrás, ¿cuáles son las manos poderosas que han prohijado a Trump? Porque si fuera únicamente cuestión de poder monetario, entonces en el quehacer gubernamental estarían Soros o Gates en Estados Unidos y en México por ejemplo Slim Helú.

            Primera reflexión: para gobernar no es necesario ser el más rico del planeta entonces la pregunta es qué manos los aúpan; y aquí las respuestas son variopintas generalmente son diversos intereses económicos fortísimos a veces equidistantes unos con otros y cada uno con su respectivo lobby.

            Ahora mismo en Estados Unidos chocan los grupos de presión, las alicaídas cuentas contables de las multinacionales petroleras apoyan a Trump mientras que las emergentes compañías renovables apuestan por Hillary Clinton. Eso es revelación clara de un profundo choque de intereses.
A COLACIÓN
            Hay tanta agitación adentro de Estados Unidos que hasta periódicos de raigambre como el New York Times llaman, literalmente en español, a que despierte el voto latino; a que el gigante dormido demuestre su poderío decisivo y determinante al menos en esta campaña 27 millones de votantes hispanos.

            Ni qué decir que cómicos, cantantes y actores de la talla de Robert de Niro hayan grabado sendos mensajes contra la figura de Trump que también al parecer empieza a cansar a las mujeres hasta de su propia familia.

            El candidato republicano es lo que es: un desecho  formado al calor de los medios de comunicación masivos estadounidenses, lo increíble es que con tanto poco cerebro ha llegado a ser EL candidato. Lo que revela que en cualquier país se cuelan los peores y no llegan los mejores.

            ¿Cuál es la lección que nos deja Trump? Mientras medio mundo hace campaña contra él (en Europa hay hasta protestas masivas y campañas advirtiendo de su peligrosidad) debemos preguntarnos primero, quién lo  catapultó; y segundo, cómo evitar que nuevamente llegue alguien como él tan lejos.

            Hay analistas que lo interpretan ubicándolo como un fenómeno más del populismo imperante del momento, esa retórica  emanada de las huestes latinoamericanas  y que ahora azota Europa y Estados Unidos.

            Hasta el G-20 tiembla nada más de pensar que semejante disparatado se ponga al frente de la Oficina Oval. A mí honestamente me sigue quedando la duda de si el voto hispano confiará más en una mujer que en un hombre considerando lo que tiene mamado desde la cuna.

           


No hay comentarios:

Publicar un comentario