Página de contenido económico

viernes, 9 de diciembre de 2016

EDUCACIÓN CON A DE AUTONOMÍA




           
                                               POR LA ESPIRAL
                                               Claudia Luna Palencia
                                               @claudialunapale




-Educación con A de autonomía




Un pueblo educado será uno más libre, menos manipulable y seguramente con mayor tendencia hacia la igualdad y la inclusión. El meollo es cuando la educación sigue siendo utilizada como un instrumento de control, manipulación e ideologización.

Contrario a lo que se cree no nada más los regímenes dictatoriales, de izquierda o derecha, se atreven a alterar los libros de texto a fin de crear un adoctrinamiento entre los educandos favorable para sus intereses de perpetuación en el poder; también acontece en democracia.

En España sucede visiblemente con cada cambio de Gobierno, esa alternancia bipartidista entre el PP y el PSOE, recientemente puesta en riesgo con las fuerzas emergentes de Podemos y Ciudadanos.

Para el PSOE que no se olvide el franquismo es una forma de reivindicar en la memoria a los comunistas y republicanos y ese interés lo traslada a los libros de texto.

El ejemplo más claro sucedió durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, el socialista apoyado en el Congreso impuso el estudio de una nueva asignatura “educación para la ciudadanía” que figuraba en la estructura del último año de Primaria y formaba parte de todo el ciclo de Secundaria.

Sobra decir la cantidad de críticas recibidas con una opinión pública encendida, primordialmente  se le consideraba como una especie de forma de manipular a los estudiantes y muchos pedagogos no le veían el impacto en el aprendizaje de los adolescentes pero sí una forma de tergiversación del modelo de sociedad.

Con la llegada al poder del presidente Mariano Rajoy (recientemente asumió su segundo período al frente del Ejecutivo) uno de los objetivos ha sido precisamente eliminar  a la susodicha materia del programa curricular.

Y hablamos de democracia. En México tampoco se está exento de que las manos que arriban al poder se metan hasta la cocina para amasar la masa del conocimiento; igualmente alterando el papel en la Historia de diversos líderes, la figura de Porfirio Díaz para no ir más lejos.

Así como nos preocupa que organismos con tareas ultra delicadas en términos económicos y financieros ostenten un papel de autonomía y descentralización para desvincularse de los apetitos de dominación del presidente de turno; así deberíamos exigir que se salvaguarde a  la secretaría, el ministerio u organismo encargado de las directrices educativas de la Nación, de sus libros de texto, del contenido científico y de su historicidad.

Es decir, que adquiera una autonomía por la delicadísima tarea que supone administrar el contenido didáctico que formará  a los niños y jóvenes, los futuros ciudadanos, profesionistas y votantes. De alguna manera dejarla exenta del manoseo ideológico y escolástico.
A COLACIÓN
            El Informe PISA 2015 elaborado por la OCDE sirve para contextualizar el mutuo reproche político que suelen hacerse los partidos políticos ya sea cuando están en el poder o bien en la oposición.

            El caso es politizar los resultados difundidos por el organismo internacional, más que observar en éstos una oportunidad para sembrar el cambio.

            En España, los datos de PISA han calado bien para los intereses del presidente Rajoy: el país ibérico  en ciencias obtuvo una nota de 493, Singapur encabeza la lista con 556 puntos; en matemáticas, España sacó 486 puntos mientras que Singapur sumó 564 puntos  y en lectura, 493 puntos y Singapur 535.

            Las voces oficiales han defendido los resultados como favorables interpretándolos como “que España se sitúa al nivel de los países más avanzados”. Aunque la brecha entre el norte y el sur sigue revelando inequidades y desgastes, esgrimirán algunos es por culpa de los cacicazgos  políticos sureños.

            Mientras tanto en México, las calificaciones obtenidas van a peor: en ciencias 416 puntos, matemáticas 408 y en lectura 423 puntos; de los alumnos de 15 años analizados en 72 países, creo que México obtuvo el resultado más catastrófico. La media de la OCDE en ciencias es de 493 puntos, en matemáticas de 490 y en lectura de 493 puntos.


En definitiva algo no muy bueno ha pasado con la Reforma Educativa baluarte del presidente Enrique Peña Nieto para que en tan corto tiempo en vez de avanzar se vaya como el cangrejo hacia atrás. ¿O serán las fuerzas de resistencia al cambio obrando a contrario sensu?

No hay comentarios:

Publicar un comentario